viernes, 3 de julio de 2009

UN POEMA DE QUIQUE CASTELLI

a ANA ROSA

Una gota de soledad recorrió vertiginosamente
mis venas.
Salí en tu busca,
caminé calles de ausencias, lagrimeantes de lluvia,
que gritaban mentiras en carteles
floridos de rechazos,
en las plazas encontré árboles
con flores plásticas
y el espejo de las fuentes me devolvió
un reflejo de lujos burgueses.
Este no es tu mundo...

Una nueva generación de estrellas
iluminó el fondo de mi alma.
Allí te vi,
pequeña y grande,
con un ramo de simplezas y verdades
en las manos,
de tu pecho volaron palomas de hermandad
portando lazos puros de sentimientos
y anidaron en las profundidades de nuestros brazos.
Alégrate, hoy las distancias se esfumaron.
(O nunca existieron). (22-01-79)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Argensubte agradece tu comentario